Estos indicadores se representan mediante niveles o acumuladores, y normalmente son recursos físicos (capital, inventarios, dinero, personas, etc.), o psicológicos (estado de ánimo, satisfacción, conocimiento, etc.). Los cambios en los niveles se representan como flujos, que incrementan o vacían cada nivel, a través del tiempo y son calculados a partir de los factores del mundo real.
 
Consultoría