Robert Greenleaf, el teórico del liderazgo, ha llamado error ético a la falta de habilidad, o de voluntad, de los líderes, para percibir la importancia y la naturaleza de los eventos, antes de que hayan ocurrido. El dice que el no anticipar los eventos futuros y llevar a cabo las acciones adecuadas cuando aún es posible hacerlo, limita las posibilidades de los líderes en fechas posteriores, conduciendo a menudo a compromisos éticos serios. Para anticipar las consecuencias futuras de los eventos actuales, requerimos desarrollar un profundo entendimiento de las estructuras en las que vivimos.
La Visión -articular una imagen motivadora del futuro, por la cual las personas realmente se preocupen y deseen crear- juega también un papel importante en la anticipación. El tener claridad respecto a los valores clave, el propósito y la visión, puede constituir una guía para la elección de las personas y producir resultados predecibles incluso en ambientes turbulentos. Los líderes de compañías tales como Enron, Arthur Andersen y WorldCom cometieron el error de no comprometerse con el futuro de sus organizaciones. Las pérdidas son particularmente trágicas porque evidentemente se pudieron prevenir.
(Articulo completo)

Artículo
volver a Indice
Dirigir con ética usando la visualización por Daniel H. Kim

Editorial