Casi cualquier persona sabe que cuando va a contratar los servicios de un medico, un abogado o un arquitecto a quien le va a confiar su patrimonio, su libertad o tal vez incluso su propia vida, lo que debe tomar en cuenta no es el monto de sus honorarios, aun cuando este punto no deje de ser importante, los factores fundamentales a considerar deberían ser su formación académica, experiencia y logros laborales y cualquier otra cosa que avale la capacidad y ética de dicho profesional.

De igual forma cuando un empresario se dispone a contratar una agencia de publicidad y poner en sus manos el porvenir de su negocio y patrimonio o al menos de una parte de el, seguramente habrá de tomar su decisión en función a los resultados que espera obtener y no solamente del costo, no hay que olvidar que lo barato casi siempre sale caro.

La publicidad es una herramienta decisiva para introducir, destacar y mantener una marca en el mercado, no puede ni debe ser tan solo una cuestión de pesos y centavos, ciertamente la publicidad es un mecanismo de inversión y crecimiento y no un mecanismo de ahorro. En toda empresa existe un sinfín de gastos recortables sin arriesgar su crecimiento y supervivencia, tales como viáticos, vehículos, desperdicio de insumos, etc.

Pero por favor, dejar de invertir en mercadotecnia y publicidad para ahorrar dinero es como dejar de respirar para ahorrar oxigeno, dejar de comer para ahorrar alimentos o dejar de pensar para ahorrar neuronas. Hace ya algunos años alguna de las asociaciones de publicidad de nuestro país lanzo una campaña que palabras mas, palabras menos decía: “querer ahorrar en publicidad, es como detener el reloj para no gastar tiempo”

Por todo lo anterior consideremos que al momento de contratar publicidad, se debe empezar por evaluar las ideas, conocimiento del mercado, capacidad de comprensión de la conducta del consumidor, creatividad, inovatividad y pensamiento táctico / estratégico de la agencia y a partir de ahí, entonces se podrá iniciar el regateo y la negociación, puede darse tanto estira y afloja como sea posible antes de sacrificar una pizca de creatividad, innovación y táctica.

El éxito de una marca, descansa en gran medida en el hecho de que agencia y anunciante, sepan trabajar en equipo, hombro con hombro, pero haciendo cada quien lo que mejor sabe hacer, aportando opiniones, desde luego pero privilegiando el expertise de cada uno de ellos.


¿Quieres resultados? Entonces apuesta por las ideas... aunque desde luego, estas tienen su precio y vale la pena pagarlo.

 
     
 
publicidad, mercadotecnia, marketing, investigación y estudios de mercado, campañas de publicidad, medios de comunicación, estrategias de medios, estrategias de mercadotecnia, creatividad, diseño grafico, querétaro, méxico.